Lorel Cris

“Desde pequeña una de las cosas que más me gusta hacer es moverme y bailar. Bailar con mis amigos, en casa, en la calle y ¡hasta en clase!. Esa es una de las razones por las que me gusta poder trabajar en Clap!, porque aquí tengo la oportunidad de enseñar de manera creativa y experiencial, y la clave de la experiencia es precisamente el movimiento”

  1. ¿Cual ha sido tu “momentazo” desde que trabajas en este proyecto? Uno de los momentos que más he disfrutado desde que trabajo con niños ha sido en una escuela de verano, cuando los peques del grupo que tenía se pusieron de acuerdo para bailar una coreografía de Thriller que les había enseñado antes. Fue muy bonito ver cómo se organizaban entre ellos sin que yo interviniera y como disfrutaban metidos en el rol mientras bailaban.
    Imagino que así de orgullosa se han de sentir las madres al ver a su hijos crecer y aprender.
  2. ¿Qué te aporta más de trabajar con tu equipo? Me gusta poder rodearme de gente que hace las cosas diferente, que busca innovar y aportar nuevas ideas. Me siento contenta de poder estar en un equipo que se preocupa por escuchar y atender las necesidades de los niños y por brindarnos formación a los profes para poder darles un trato respetuoso y cercano.
  3. ¿Tu palabra favorita en inglés es…? Emotion. Me gusta porque es una palabra que en sí misma incluye dos aspectos básicos para todo ser humano, las emociones y el movimiento (motion).
  4. ¿Qué desayunas por las mañanas? Yogurt, cereales y fruta. Y a veces arepas (comida típica venezolana) para no olvidar mis raíces.
  5. De todos los países a los que has viajado, ¿cuál es tu preferido y por qué? Turquía, por la riqueza cultural, la estética de las ciudades y los paisajes.
  6.  Y ahora a mojarse, ¿con qué cita te sientes más identificado? “Hay dos formas de ver la vida: una es creer que no existen milagros, la otra es creer que todo es un milagro.” Albert Einstein.

Psicóloga de formación y bailarina de corazón. Estudié en Venezuela la Licenciatura en Psicología, luego mis ganas de seguir aprendiendo y de además poder viajar por el mundo me trajeron a España, donde cursé el Máster en Intervención y Mediación Familiar en la UJI, al tiempo que aprovechaba para hacer escapadas y conocer otros países. Todo esto siempre acompañado de mucha danza, pues durante la carrera practicaba danza oriental y hace unos años empecé también a bailar danza contemporánea y tribal.
Ya en España empecé a interesarme por el trabajo con niños, ya que veía muy clara la importancia de acompañarlos en el proceso de entender las propias emociones desde temprana edad. Me formé como monitora de tiempo libre y desde entonces realizo diferentes actividades con niños, siempre desde el juego y el movimiento, y ahora también combinándolo con el aprendizaje del inglés.