Matemáticas vivenciales: entender las raíces cuadradas ¡por fin!

Hace ya algunos días que os anunciamos una de las novedades de este año: matemáticas vivenciales que podremos disfrutar durante las sesiones de Saturday School is Cool! . Se trata de una extraescolar en formato taller en la que aplicaremos pedagogías activas para aprender todos juntos las matemáticas de una forma lúdica y que ayude a los/as niños/as a comprenderlas en lugar de memorizarlas. El educador de estos talleres será Diego Climent, una nueva incorporación en el equipo Clap! con mucha experiencia en el campo de la educación vivencial. Podéis ver su perfil ampliado en la sección de equipo. 

Pero, ¿qué son las matemáticas vivenciales?

También las llamamos matemática manipulativas, porque “la idea del taller es que de una forma manipulativa aprendamos matemáticas, no escribiéndolas o viéndolas en una pizarra, sino tocándolas, experimentándolas”, nos explica Diego. Es una forma diferente a la que nos han enseñado. Se trata de unas matemáticas que entendamos, que podamos tocar.

Incluso en las escuelas tradicionales cada vez se ven menos los típicos problemas de un tren que sale de Barcelona y otro de Valencia. Sino que se plantean problemas más reales que ayuden a los/as niños/as a entender mejor el concepto. “La idea de esta forma de ver las matemáticas es que los/as niños/as sean capaces de ver el sentido de las matemáticas, que no se frustren y les lleguen a gustar las ciencias. Las matemáticas es una de las materias que más se les complica a los niños y niñas, por la forma abstracta en la que se  suele explicar”, explica Diego.

Empezamos desde muy pequeños, lo que queremos es que entiendan los números de una forma física y palpable. “Si queremos aprender lo qué es el número 5 podemos trabajar con elementos físicos, en lugar de intentar que de una forma abstracta comprendan lo que es el 5. Esto sería una primera etapa, pero a partir de esta metodología podemos llegar a comprender cuestiones mucho más complejas, como por ejemplo lo que es una raíz cuadrada, como funciona y para qué nos sirve”, cuenta Diego.

Una parte esencial de los talleres son los materiales. “Nos apoyamos en herramientas de Montessori y de otras corrientes pedagógicas, pero no lo usamos de una forma estricta. Utilizamos estos materiales y otros que nosotros mismo construimos con materiales reciclados y reutilizados y que nos ayudan a la comprensión de estas cuestiones matemáticas”, dice Diego.

captura-de-pantalla-2017-10-03-a-las-13-00-11

¿En qué mejora el aprendizaje respecto a las matemáticas tradicionales?

“Partiendo de la premisa que cuando experimentas algo en primera persona, el aprendizaje es más profundo porque te conviertes en un sujeto activo. Además, al ser palpable entiendes el concepto, no es simplemente algo abstracto que te han enseñado”, explica Diego. Por ejemplo, “para hacer la raíz cuadrada de un número se van haciendo cuadrados, de modo que los/as niños/as son capaces de entender rápidamente qué es exactamente lo que están practicando”, añade.

Otro efecto secundario de este tipo de metodologías “es que tiene una parte lúdica. Aprendemos a través de juegos, ejercicios prácticos, por lo que los/as niños/as se divierten”, cuenta Diego.

Una cosa sorprendente de las matemáticas manipulativas es “ver lo rápido que niños/as de todas las edades comprenden enseguida conceptos complejos de las matemáticas. Además se aprecia como al comprenderlo, son capaces de hacer cálculos rápidos con más facilidad, que aquellos que hemos aprendido matemáticas con ‘trucos’ tradicionales, como el ‘me llevo una’”, dice.

¿A partir de qué edad pueden aprender con matemáticas vivenciales?

Con este tipo de herramienta “podemos comenzar a trabajar con alumnos/as muy pequeños, a partir de 3 años. Y nos sirven para diferentes etapas evolutivas hasta llegar a los 12, a medida que poco a poco desarrollamos el pensamiento abstracto gracias al pensamiento concreto”, explica Diego.

Conoce más sobre los talleres de matemáticas vivenciales y nuestra Saturday School is Cool!.