Transformemos Vila-real con urbanismo colaborativo

El urbanismo colaborativo es un movimiento global que cogió fuerza hace algunos años por el que los ciudadanos reclaman que las urbes se conviertan en espacios en los que todos pueden aportar su opinión. Se trata de una reacción ante la tendencia de un urbanismo fuertemente planificado donde parecía que las personas teníamos muy poco que decir. El resultado han sido ciudades burocratizadas, un tanto aburridas y espacios públicos vacíos. Un claro ejemplo es la forma de diseñar plazas públicas con mucha zona de asfalto, poco espacio verde e instalaciones reducidas. Son espacios fáciles y baratos de mantener, pero a los que les falta algo de vida y color.

captura-de-pantalla-2017-01-16-a-las-8-18-43

Pero esa tendencia está cambiando y poco a poco las instituciones públicas y ayuntamiento se muestran abiertos a escuchar a los ciudadanos y hacerlos partícipes de una nueva forma de entender la ciudad. Por eso estamos tan contentos de que la campaña Naturalment, impulsada por el Ajuntament de Vila-real a través de su Concejalía de Agricultura, Medio Ambiente y Cambio Climático, no solo continue, sino que evolucione. Durante este año vamos a transformar entre todos los vecinos un solar en desuso. Se trata del antiguo parque canino  (entre C/Manuel Montesinos, ¡Av. de Grecia y Av. de Francia).

En este tipo de proyectos no estamos solos y ciudades de todo el mundo ya están generando sus proyectos para convertir espacios desaprovechados en lugares comunes. Uno de los proyectos que más nos ha inspirado es Ciudad Comestible, en la población alemana de Andernach que ha decidido sustituir espacios verdes comunes por huertos donde los frutos son propiedad de todos los vecinos. Esto quiere decir que cualquier puede recolectar las frutas, verduras y plantas aromáticas que se han plantado. Uno de sus primeros proyectos está ubicado en el foso de un castillo.

la-ciudad-comestible-6042

Los vecinos de Andernach pueden proveerse de los vegetales que crecen en los huertos que ya cubren una quinta parte de los parques, jardines y zonas verdes de la villa. Tomates, uva, calabazas, manzanas, pimientos, lechugas, fresas, hierbas aromáticas, incluso cereales y numerosas flores de colores prosperan en lugares como el paseo que sigue la orilla del Rin. El Ayuntamiento financia el mantenimiento de los cultivos, del que se encarga un equipo de una veintena de ex parados de larga duración que reciben un pequeño salario a cargo de subsidios federales, y el presupuesto municipal incluso ahorra dinero, ya que el cuidado de estos espacios, que no es preciso replantar una o más veces al año, resulta mucho más económico que antes, admite el alcalde Achim Hütten.

captura-de-pantalla-2017-02-07-a-las-9-27-16

Aunque como os podéis imaginar, llegar a este punto del proyecto fue algo muy laborioso. Este proyecto nace de un del funcionario de la Oficina de Planificación Urbana Lutz Kosack. “Los políticos se oponían: temían que los espacios verdes se echasen a perder o se deterioraran, tenían miedo al vandalismo, y al rechazo de la ciudadanía”, recuerda.

Hasta que vieron los números: 100 tomateras plantadas en un parterre a orillas del río salían por poco más de un euro y medio la unidad, mientras el mantenimiento del banco que había allí antes, víctima frecuente de los gamberros, llegaba a costar 500 euros al año al contribuyente. Un metro cuadrado de tulipanes que había que replantar continuamente, o sustituir por otras flores, costaba 60 euros al año. Los arbustos que lo ocupan ahora le cuestan a la ciudad 10 euros, y encima proporcionan frutos.

Los talleres que llevaremos a cabo en Clap! dentro de la campaña Naturalment tienen el mismo objetivo: transformar la ciudad poco a poco Además se trata también de un proyecto educativo y colaborativo donde todos los vecinos de Vila-real podrán participar. De hecho es un proyecto que solo tiene sentido si todos nos implicamos. En el primer año de la campaña Naturalment vimos herramientas para reducir la huella del carbono, informamos sobre las especies endémicas y sobre el impacto de los cambios en el ambiente, aprendimos sobre el calentamiento global y vimos la importancia sobre la filosofía de la reutilización y el reciclaje. Este año vamos a dar un pasito más y vamos a aprender y a aplicar técnicas de agricultura urbana, conoceremos técnicas de construcción de bajo impacto ambiental y pondremos en práctica principios de permacultura. Si quieres estar al tanto de todos los talleres pueden apuntarte a nuestro boletín de noticias Clap! o consultar en nuestra sección de inscripciones. ¿Te apuntas?

16299218_1456885414346555_8010328490414333186_n