EL COLE DESENCHUFADO: SIN MÓVILES NI ORDENADORES HASTA LOS 12 AÑOS

En el innovador colegio Acorn School de Londres los estudiantes y sus padres han aceptado el reto de permanecer sin móviles ni ordenadores hasta los 12 años. No solo en la escuela, sino también en casa. Su teoría es que así los niños no se ven sometidos a las presiones de la tecnología y desarrollan una infancia más feliz.

Es cierto que en la vida real se usa tecnología y los niños deben familiarizarse con ella para adaptarse mejor a su uso, pero cuando la tecnología sustituye a otras experiencias puede ser un problema. “Por ejemplo, si un niño deja de sentir su entorno con las manos, con el tacto, con todos los sentidos y se aproxima a la realidad solo a través de un mundo virtual  se está perdiendo una parte importante de la realidad”, cuenta Elena Archilés, directora y planificadora pedagógica de Clap!. “Eso quiere decir, que no desarrolla las habilidades que corresponden con su momento evolutivo, lo que puede llevar problemas de aprendizaje en fases posteriores, ya que no se han creado las conexiones neuronales necesarias”.

acorn_school

Imagen de Acorn School

Estas cuestiones de aprendizaje estén relacionados con la psicomotricidad y con la forma en que los niños interpretan la realidad. “La tecnología debería ser una herramienta que se combine con otras, más físicas, reales…”, aconseja Elena. Para ello es necesario utilizar métodos que estimulen a los niños de otra manera, por ejemplo, mediante metodologías vivenciales como las que usamos en Clap!.

Pero en esta innovadora escuela no viven al margen de las tecnologías, pues centran su modelo educativo en enseñar cómo usar las herramientas tecnológicas y una vez superados los 12 años comienzan progresivamente a entrar en contacto con ellas. Es necesario acompañar al niño a la hora de usar la tecnología, tenemos que darle la herramienta pero también enseñarle a usarla de manera adecuada. Una recomendación orientativa para los padres sería “retrasar el uso del móvil por lo menos hasta último ciclo de primaria”, opina Elena. Curiosamente muchos padres de estudiantes de esta escuela trabajan en empresas tecnológicas.

Una clase de anatomía en Acorn School