Nuestra experiencia en el proyecto Emplea Citric usando pedagogías activas en un proceso industrial

¿Te imaginas reproducir un proceso industrial en modo artesanal para vivirlo de primera mano y darte cuenta de todo lo que hay que pensar y definir antes? 

Pues ese ha sido nuestro reto a la hora de diseñar las sesiones presenciales del curso online Transformació de residus cítrics per a l’obtenció de bioproductes. Un curso sobre aprovechamiento de residuos cítricos y economía circular organizado por la Fundación Low Carbon, con el apoyo de la Fundación Biodiversidad y el Fondo Social Europeo para mejorar la empleabilidad de profesionales de este sector y en el que hemos tenido la suerte de participar.

A la hora de preparar el curso, desde el primer momento todo el equipo del área de sostenibilidad de Clap! lo vimos claro: se trataba de plantear una dinámica donde vivieran en primera persona todo el proceso industrialdesde el triturado de la poda hasta la extracción de aceite con un alambique tradicional. Dicho de otra manera, lo mejor era diseñar sesiones vivenciales basadas en pedagogías activas, igual que hacemos en todas nuestras actividades (extraescolares, escuelas de verano, educación ambiental y urbanismo colaborativo) y que tan bien nos funciona para que los niños/as aprendan de forma natural, si con ellos ellos nos funciona, ¿por qué no con los adultos? Al final se trata de eso, aprendemos lo que vivimos. 

“Dime y olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y aprendo.” (Benjamin Franklin)

Y supongo que ahora es cuando entenderás que pinta Clap! en un proyecto así :P. Porque ese nuestro punto fuerte, el valor que puede aportar las metodologías vivenciales que trabajamos desde hace más de 8 años y que hemos aplicado en proyectos muy diferentes a lo largo de este tiempo.

Y es que las metodologías vivenciales aportan 3 beneficios fundamentales a un proyecto:

1. El asistente es un agente activo en el proceso de aprendizaje, no está sentado escuchando, sino que aprende haciendo y experimentando por si mismo.

2. Podemos hacer más sencillos y comprensibles procesos que son bastante opacos o complejos cuando no somos especialistas de una materia concreta o nueva para nosotros.

3. Mejora la capacidad de análisis de recursos y potencia la autonomía y el autoaprendizaje.

Pero mejor te contamos 3 ejemplos concretos de como lo hemos aplicado al taller impartido en el curso Emplea Citric.

1. A la hora de crear pellets de biocombustión trituramos las ramas de los naranjos in-situ y mediante secadores, molinillos, ventiladores, tornos de presión, cilindros y pulverizadores los asistentes fueron ‘jugando’ con las distintas variables hasta conseguir crear un pellet. 

2. Una vez triturada la hoja, utilizamos un alambique para extraer el aceite esencial y posteriormente lo utilizamos para crear un jabón artesanal. 

3. ¿Crear un pellet suficientemente nutritivo para alimentar a cabras lactantes? Nos pusimos los gorros de Chefs y sacamos lentejas, garbanzos, paja, melaza, hoja de naranjo… calculadoras, molinillos y creamos suculentos pellets con el porcentaje exacto de proteina que necesitábamos. 

¿El resultado de aplicar nuestro método? Esta es la valoración de asistentes de la edición de Cataluña: “Metodologías muy motivadoras, hemos aprendido un montón con dinámicas participativas…¡difícil de mejorar!”

Para nosotros ha sido una experiencia que hemos disfrutado mucho y de la que también hemos sacado un gran aprendizaje: podemos aplicar nuestro conocimiento de pedagogías activas para que los resultados de investigación de proyectos tecnológicos puedan llegar a más personas y les encuentren valor.

¿Quieres que te ayudemos a que más personas entiendan el valor de tu investigación o proyecto? Cuéntanos

Si quieres ver todas las fotos del curso: AQUÍ